Macetas para plantas aromáticas: Llenando tu jardín con dulces fragancias

Cuando surge el tema de las fragancias, el consenso dentro de la comunidad de jardineros es unánime: es mejor usar macetas para las plantas aromáticas. Ya que en medio de un jardín muy ocupado, lleno de dulces aromas provenientes de trepadoras floreadas y arbustos, solemos olvidar que las plantas aromáticas son las más propensas a ser dañadas por accidente.
Además, también es bien sabido que algunas “hierbas” aromáticas, crecen mejor y son más fáciles de cuidar cuando se encuentran en una maceta. Y no olvidemos que en una maceta podemos mover con facilidad nuestras plantas de romero, lavanda, hierba luisa, albahaca, tomillo y orégano (por nombrar sólo algunas), a otros lugares donde queramos disfrutar de los beneficios de sus esencias.

Diseñando tu jardín con plantas aromáticas

Aprovecha la versatilidad de las macetas para ubicar tus plantas aromáticas por las camineras de tu jardín o ubícalas en cualquier parte de tu hogar, para que puedas tocar o tomar las hojas para que liberen su fragancia.
Otra forma de aprovecharlas es colocándolas en la entrada o en el patio, para que cada vez que pases cerca de ella, puedas tocar sus hojas. Animándolas de esa forma a liberar sus dulces aromas. Por supuesto, no es sólo por sus aromas que es bueno tener estas plantas cercas.
Muchas de estas plantas también son usadas para propósitos culinarios y médicos. Asimismo, las plantas aromáticas atraen a varios insectos agradables a nuestros jardines, especialmente abejas, que lamentablemente están en peligro de extinción.
Colocar varias macetas con plantas aromáticas alrededor de tu jardín le brinda textura y color. Además, combinan muy bien con otros arbustos, plantas perennes y césped especiales. Puede que las plantas aromáticas no crezcan muy bien si se encuentran desatendidas, pero por suerte no requieren muchos mimos o cuidados, los que las hace ideales para el jardinero inexperto.

Mostrando todos los resultados (4)