Filter
Ordenar por:

Fertilizantes para Plantas de Exterior

En el jardín, el patio o incluso las plantas que tienes en la terraza de casa, son elementos que han de ser cuidados y protegidos para conseguir que crezcan fuertes y luzcan sanas. Y no es para menos, contar con plantas es la mejor forma para darle vida a cualquier espacio, ya sea interior o exterior.

En esta ocasión nos centraremos en los fertilizantes para plantas de exterior, en los consejos que debes tener en cuenta y su importancia de cara a mantener en perfectas condiciones cualquiera de tus plantas.

Por si no lo sabías, un buen fertilizante supone la diferencia entre disfrutar una planta por unas semanas o lograr que siga creciendo y nos acompañe durante mucho más tiempo, incluso años. Es fundamental contar siempre con productos de calidad, ideados precisamente para conseguir que tus plantas sigan fuertes y sanas.

Ventajas de los fertilizantes para plantas

Cuando nos adentramos en zonas de gran vegetación, como pueden ser algunas áreas montañosas, comprobamos cómo las plantas han ido creciendo de forma sorprendente. Esto es debido a la calidad del entorno, así como del suelo.

Sus nutrientes y propiedades proporcionan todo lo necesario para que las plantas crezcan. Sin embargo, estas cualidades a veces hay que reforzarlas cuando se trata de plantar en el jardín. En este punto es cuando cobran vital importancia los fertilizantes.

Si en las zonas salvajes éstos ya se encuentran de forma natural y orgánica, en tu jardín tendrás que incorporarlos a tus rutinas si quieres que tus plantas crezcan e incluso proporcionen fruto.

  • Nutrientes. Los fertilizantes poseen los nutrientes necesarios en su composición para que las plantas puedan recibirlos. Permiten proporcionar el aporte nutricional necesario para que puedan desarrollarse.
  • Crecimiento. Su aplicación permite que las plantas puedan seguir creciendo, logrando incluso que cada floración sea mayor y de calidad.
  • Suelo. El fertilizante actúa sobre el terreno, tanto en la planta como en el propio suelo. El sustrato ganará en fertilidad, algo necesario para aquellos que carecen de estas propiedades de forma natural.
  • Fortaleza. La propia planta, al recibir sus vitaminas y minerales necesarios, verá reforzada su estructura. Algo realmente interesante de cara a su resistencia en el exterior, como es el jardín.

La diferencia entre aplicar fertilizantes o no es tremendamente notable con solo observar las plantas de tu jardín. Si descuidamos este aspecto, corremos el riesgo de impedir que su crecimiento y desarrollo sean los adecuados.

Tipos de fertilizantes

Ahora que ya conocemos algunas de las ventajas más importantes de los fertilizantes para plantas de exterior, ¿Qué te parece si pasamos a descubrir los diferentes tipos de fertilizantes que existen? Son 3, aunque dentro de sus clases siempre podrás encontrar algunas variaciones.

  • Fertilizantes orgánicos. Su origen es completamente animal y/o vegetal, por lo que son una de las mejores opciones naturales para las plantas. Favorecen la retención del agua y los minerales, aunque su absorción en la planta es un tanto más lenta.
  • Fertilizantes químicos. Son la alternativa a los orgánicos y, aunque en su composición existen elementos químicos, éstos han sido producidos para que tus plantas de jardín adquieran todos y cada uno de los nutrientes que necesitan. Si tus plantas producen fruto, este tipo de fertilizante es ideal.
  • Biofertilizantes. Son aquellos que incluyen en su composición microorganismos vivos, es decir, son una forma ecológica y sostenible de cuidar a las plantas a base de elementos orgánicos y vivos. Es uno de los fertilizantes naturales para plantas más demandados en la actualidad.

El uso de fertilizantes químicos ha sido siempre un motivo de discusión entre los amantes de la jardinería. Aunque son más aplicados en grandes cosechas, los avances tecnológicos que ha experimentado la industria permite que los podamos aplicar a nuestras plantas de exterior sin ningún problema.

Sigue siendo recomendable leer el etiquetado del producto antes de aplicarlo sobre las plantas, para conocer qué nutrientes y minerales contiene, así como la idoneidad o no de aplicarlo sobre el tipo de planta que poseemos.

Combina la rutina de riego y la fertilización

Hay quienes dejan que sea el propio suelo el que aporte lo que la planta necesita, sin incluir ni un solo producto. El suelo podría no contener los minerales y vitaminas que la planta necesita. Sin embargo, es un aspecto que muchos dejan al azar.

Quizá la calidad del suelo permita que tus plantas de jardín florezcan y sigan adelante, pero no nos hacemos una idea de la cantidad de veces en las que sucede todo lo contrario. Al igual que el riego es básico, los fertilizantes también.

Si adquirimos la rutina de regar y cuidar el suelo, tendremos un alto porcentaje de éxito en el crecimiento de nuestras plantas. Sabiendo qué tipo de fertilizante y cada cuánto tiempo debemos aplicarlo, ganaremos todavía más.

No te olvides de regar tus plantas, de cuidar el suelo que las alimenta e incluso de protegerlas de las inclemencias del clima. Siguiendo y aplicando estos tres pequeños aspectos esenciales permitirá que podamos disfrutar de un jardín en perfectas condiciones.

Nutrientes que las plantas necesitan

Siguiendo el hilo del anterior apartado, es fundamental conocer de primera mano la composición del fertilizante que vamos a comprar. La mayoría de los fabricantes indica en el etiquetado para qué tipo de planta es adecuado.

De esta forma sabrás perfectamente qué producto debes aplicar. En caso de recurrir a los fertilizantes naturales y orgánicos, productos como el abono o incluso el humus de lombriz son ideales para la práctica totalidad de las plantas.

El proceso de absorción se ralentiza, pero los resultados que proporciona son realmente interesantes. El propio suelo agradecerá este aporte de nutrientes y minerales naturales, ya que permitirá que pueda mejorar su calidad, repercutiendo directamente sobre la planta.

Si vas a comprar fertilizantes para las plantas de tu jardín, echa un vistazo primero a la gama de productos que existen en la actualidad y procura adquirir aquél que más se ajuste a las necesidades de tus plantas.

De esta forma podrás contar con un jardín perfecto, con plantas floreciendo y creciendo como nunca, así como saborearás sus frutos de una forma mucho más sabrosa. Los fertilizantes son clave en el crecimiento de las plantas, confía en sus propiedades y descubre lo que pueden hacer por tu jardín.