-14%
,

Jardinera Rectangular con Plato terracota 49x19x15cm

Availability:

5 disponibles


Jardinera rectangular para el balcon fabricada en plastico y de larga duración

Muy resistente al exterior

Color terracota

Medidas 49x19x15cm

Capacidad 11 litros

12,00 14,00 IVA incluido

5 disponibles

Envio Gratis

Las plantas suponen un excelente elemento decorativo en cualquier hogar, y además, aportan múltiples beneficios sobre el estado de ánimo y la salud. Por eso es tan importante, incluir estos maravillosos seres vivos en nuestras casas.

Si tienes una vivienda pequeña, te presentamos la jardinera ideal, ya que con sólo 15 centímetros de fondo, 19 de alto y 49 de largo, la puedes colocar en cualquier rincón, como por ejemplo el alfeizar de una ventana.

Ya no tienes excusa para no tener plantas en casa. La jardinera rectangular con plato está fabricada en plástico de gran calidad, por lo que la podemos emplazar tanto en el exterior como en el interior de nuestra vivienda, y su color terracota, proporciona una evocación a la tierra, que armonizará perfectamente con todo tipo de plantas y flores.

Con una capacidad de 11 litros, permite el cultivo de multitud de especies, pero también es lo suficientemente ligera como para poder moverla sin dificultad. Además, con su plato incluido, nos evitaremos inconvenientes a la hora de regar, ya que el agua sobrante no goteará y se mantendrá en el recipiente.

Consejos para regar correctamente las plantas

Si has decidido incluir ciertas plantas en tu casa, debes saber que lo más importante que debemos hacer, a la hora de mantenerlas sanas y bonitas, es regarlas adecuadamente. Pese  a lo que puede parecer, es una tarea delicada, ya que cada planta tiene unas necesidades diferentes, y podemos dañarlas tanto  por defecto como por exceso de agua. A continuación te ofrecemos algunos consejos para que realices esta labor de la mejor manera posible.

  • Con qué frecuencia regar: hay varios aspectos que determinan con qué frecuencia debemos regar las plantas. A menudo, cometemos el error de regar siempre de la misma manera, con igual intensidad y con similar periodicidad, pero deberemos tener en cuenta las circunstancias de cada momento, para cubrir las necesidades de riego de la planta, de manera adecuada.
    • La especie: en primer lugar, como es obvio, hay que tener en cuenta la especie a la que pertenece cada planta. Hay algunas que pueden sobrevivir con muy poco agua, y sin embargo otras especies necesitan constante humedad. Estas indicaciones las podemos conocer al comprarlas. En los viveros suele haber carteles informativos sobre estas cuestiones, y si no, siempre puedes preguntar a los profesionales.
    • El tamaño y el material de la maceta: esto también es importante, ya que cuanto más grande sea, más sustrato contiene, por lo que más agua acumula. Además, hay materiales como el barro que es más poroso y retiene menos la humedad que los fabricados en plástico o resina.
    • Tipo de sustrato: también es importante e influye mucho en la cantidad de agua que se necesita. Los sustratos arcillosos retienen demasiado la humedad, mientras que los adecuados para cactus y plantas crasas airean mejor las raíces y transpiran mucho más. El sustrato universal, que es una mezcla, es adecuado para casi todo tipo de plantas y es el que más ayuda a estas en cuanto a humedad y oxigenación.
    • Las condiciones atmosféricas: a la hora de regar, hay que tener muy en cuenta la época del año, si la planta se encuentra en el exterior o en el interior, y si es así, si el ambiente de la casa es húmedo, o muy seco debido a factores como la calefacción.
  • Cómo saber el grado de humedad: la manera más fácil de saber cómo está el sustrato, es metiendo el dedo y notando si está seco o mojado. Si la maceta es muy alta, podemos meter un palo, y si la tierra se queda pegada es que está húmeda. También existen unos medidores fabricados especialmente para esta labor, que nos permiten saber en todo momento la humedad de la maceta.
  • Síntomas de riego inadecuado: las plantas son seres vivos y como tales “nos hablan”, es decir, nos indican qué necesitan, de diferentes maneras. La carestía de agua o el exceso de ella, provoca una serie de síntomas que nos revelarán qué le sucede:
    • Exceso de agua: el síntoma más notable de un riego por exceso es el color amarillo de las hojas. También se pueden caer, o comienzan a pudrirse los tallos.
    • Falta de agua: notaremos un riego inadecuado por defecto, cuando la planta esté sin brillo y con un color apagado. En muchas especies las hojas comienzan a amarillear y se curvan, y en otras incluso se caen o se quedan lacias.
  • Métodos de riego: dependiendo de la planta, es más conveniente un tipo de riego u otro. Hay principalmente tres formas de regar una planta en una maceta:
    • Por inmersión: se introduce la maceta en un recipiente con agua y se deja en él varios minutos Es especialmente útil para plantas que están muy secas, o tiestos pequeños en verano.
    • El plato, o la hidrojardinera: hay plantas que necesitan que el agua les llegue por abajo, para esto, existen jardineras que incluyen un depósito de autorriego, como las de Zanvic, que son muy útiles para estas especies.
    • Por arriba: es el método habitual, con una regadera o un spray. Hay que procurar no salpicar, para que la tierra no se pegue en la parte inferior de las hojas, ya que las impide respirar.
SKU: ISE 500P TE Categorías: ,

Reseñas de clientes

5 estrellas 0 0 %
4 estrellas 0 0 %
3 estrellas 0 0 %
2 estrellas 0 0 %
1 estrella 0 0 %

Reseñas

Todavía no hay ninguna reseña.

Sólo los clientes registrados que han comprado este producto pueden escribir una reseña.